La Abadía Cisterciense de Cañas. Rutas Liceus. La Rioja
Liceus - Especialistas en Formacion Online en HUMANIDADES

Setup Menus in Admin Panel

La Abadía Cisterciense de Cañas

La historia de La Rioja de los siglos IX al XVI fue rica en sucesos. Surgieron invasiones árabes replicadas con avanzadas de la Reconquista, se crearon fronteras entre Reinos vecinos y Señoríos de dominio alterno, y se abrieron rutas económicas y religiosas muy transitadas. Fue el gran momento de los castillos ante la exigencia de asegurar conquistas, proteger a la población y asentar el poder. Con ello La Rioja quedó erizada de castillos que hoy en día nos aportan un gran valor monumental y nos refrescan la deseable memoria histórica.

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA.

En 1170, el Conde Lópe Díaz de Haro y su mujer Dña. Aldonza Ruiz de Castro, donaban a la Comunidad de Monjas del monasterio de hayuela las villas de Cañas y Canillas, para fundar una Abadía, más al amparo de su ciudad condal de Nájera.

Su hija Dña. Urraca López de Haro y Ruiz de Castro, considerada como segunda fundadora, fue la que, siendo Abadesa, construyó la obra del siglo XIII. Fue declarada Beata y figura en el martilogio Cisterciense. Su cuerpo yace incorrupto en su sepulcro de la Sala Capitular de la Abadía.

Abadía
Retablo Renacentista

La obra de los López de Haro se vio interrumpida en el crucero, casi tres siglos, hasta el abadiato de Leonor de Ososrio, que continuó la nave central, y mandó construir el Retablo Mayor, del siglo XVI..Durante los siglos XVII y XVIII se completó el Claustro, y en los siglos XIX y XX, algunas dependencias conventuales, que configuraron la disposición actual.

Es una Comunidad de Monjas de clausura, de la Orden Cisterciense la que, desde su fundación en 1170, habita esta Abadía. Los Cistercienses constituyeron en 1098 una reforma dentro de la Orden Benedictina, en un afán de volver a un cumplimiento más austero de la Regla de San Benito de Nursia, promovida por San Roberto, San Alberico y San Esteban Harding, que fueron los primeros abades del cister.

CAPILLA CONVENTUAL.

La Comunidad se reúne en el oratorio siete veces al día, para alabar al Señor. La monja, al sonido de la campana, que para ella es la voz del Señor, deja todo lo que está haciendo, por importante que parezca, para atender a esa divina llamada.

Abadía
Sala Capitular

SALA CAPITULAR.

En principio dedicada ala reunión del Capítulo de Monjas hasta su transformación en cementerio. Su magnífica ornamentación se basa en la directriz Cisterciense de emplear elementos vegetales.

CILLA – MUSEO.

Dependencia que constituía el almacén y bodega, (siglo XIII), ha pasado a albergar los fondos propios de la Abadía. Pequeños retablos, relieves, cuadros y tallas, que, a partir de finales del siglo XVI, fueron engrandeciendo esta colección.

Abadía
Cilla Museo
Abadía
Sala de Reliquias

SALA DE RELIQUIAS.

La colección de reliquias que, desde su fundación y a lo largo de los siglos, ha ido atesorando la Abadía, se muestra manteniéndose alejadas de la riqueza con que habitualmente solían ser arropadas y cubiertas. Destaca el armario relicario mandado hacer por la Abadesa Leonor de Osorio en el siglo XVI.

RETABLO MAYOR.

El Retablo Mayor renacentista ( siglo XVI), es obra de Andrés de Melgar y de Guillén de Holanda, y fue concebido para situarlo en el ábside central, lugar del que fue trasladado en 1975 a los pies de la Iglesia, donde se ubica actualmente. Dedicado a NUESTRA SEÑORA, nos muestra la infinidad de sus virtudes. De entre los santos que la acompañan, destaca la tabla de la Virgen , san Bernardo y Leonor de Osorio, Abadesa donante del retablo.

21 agosto, 2018

0 COMENTARIOS EN "La Abadía Cisterciense de Cañas"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.